lunes, 3 de diciembre de 2012

Cuatro hombres que modelaron el Espíritu de Jesús.

Sermón de Domingo por la Mañana en Victory Outreach San Diego por Pastor Sonny Arguinzoni.


“Cuando El entró a Capernaum después de unos días; corrió la voz que El estaba en una casa.  Se aglomeraron tantos que ya  no quedaba sitio ni siquiera frente a la puerta; mientras El predicaba la Palabra.  Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralítico.  Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús; y, luego de hacer una apertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico.  Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados quedan perdonados.”…Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.’ El se levantó, tomo su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos.”~ Marcos 2:1-12.

En este pasaje de escritura, vemos a cuatro hombres que tomaron la iniciativa de traer a un hombre paralítico a Jesús, para que pudiera ser sanado.  Estos cuatro hombres tenían ciertas cualidades, ciertas características que nosotros como Cristianos también debemos tener.  Así como estos hombres, nuestro deseo debe ser que Dios use nuestras vidas para que cuenten para Su Reino. A continuación veremos cinco características que estos hombres poseían, las cuales nosotros debemos aspirar a poseer.

En este pasaje de escritura, vemos a cuatro hombres que tomaron la iniciativa de traer a un hombre paralítico a Jesús, para que pudiera ser sanado.  Estos cuatro hombres tenían ciertas cualidades, ciertas características que nosotros como Cristianos también debemos tener.  Así como estos hombres, nuestro deseo debe ser que Dios use nuestras vidas para que cuenten para Su Reino. A continuación veremos cinco
características que estos hombres poseían, las cuales nosotros debemos aspirar a poseer.

1.  Los cuatro hombres demostraron Compasión. Cuando ellos vieron la necesidad en la vida de este hombre, ellos fueron conmovidos con compasión.  Un profundo sentido de convicción y carga surgió dentro de sus corazones y esto los movió a hacer algo.  La compasión los motivó a suplir la necesidad. Ellos reconocieron que este hombre no solo necesitaba sanidad, sino que también necesitaba salvación.  ¿Cuantos saben que la salud espiritual es aun más importante que nuestra salud física?  Es por eso que en cuanto  trajeron a este hombre a Jesús, El Señor empezó a tratar con el aspecto espiritual.  Lo primordial para Jesús era la sanidad espiritual más que la sanidad física. Después El lo sanó de su condición física.

El punto importante que encontramos en este pasaje, es que estos hombres tuvieron la compasión de hacer algo por la necesidad.  Ellos reconocieron la necesidad, desarrollaron una carga y compasión para suplir la necesidad.  De la misma manera, nosotros como Cristianos somos llamados por Dios para ver la necesidad y suplirla.  Fuimos llamados para alcanzar la gente que no tiene esperanza. Esto es de lo que se trata el ministerio de Alcance Victoria.¡Estamos tendiendo la mano por todo el mundo porque hay una necesidad!
Nos hemos dedicado a esta causa y es por eso que somos relevantes y todavía estamos aquí...

La razón por la cual Dios te ha levantado y eres parte de este ministerio, es primeramente que todo porque Jesús te Ama.  El quiso darte salvación.  Segunda mente, El desea levantarte para que tú puedas ser Su instrumento en alcanzar una necesidad específica...a gente que se encuentra atada; gente que necesita ser acarreada a Jesús. Hay mucha gente igual como este hombre enfermo de parálisis con los cuales somos confrontados cada vez que salimos a ministrar y alcanzar gente.  Gente que no puede ayudarse por si mismo.  Gente que esta en un estado de atadura; posiblemente por causa de drogas o alcohol u otro tipo de atadura dentro de sus vidas.

Nosotros tenemos el privilegio y la oportunidad de levantar los en nuestros brazos y traerlos a Jesús.  Es por eso que es importante que nosotros tengamos compasión, convicción y sintamos la carga.

En cuanto una persona es salva y empieza a acercarse a Jesús, comienzan a modelar el corazón de Jesús y dos cosas empiezan a suceder.  Primero, desarrollan convicción. Ellos ya no quieren pecar ni hacer nada malo porque tienen convicción. Seguidamente, desarrollan compasión por la gente.

Algunos de los mejores ganadores de almas son los nuevos conversos.  Cuando ellos entregan sus vidas a Jesús, un profundo sentido de convicción invade sus corazones y los causa a tener compasión por la gente de donde provienen.  Están ansiosos por regresar a compartir la transformación que ha tomado lugar en sus vidas. Tristemente, hay cristianos que han estado en la iglesia por número de años y han perdido su compasión. Ellos usan la excusa que ellos han “llegado al un lugar de madurez.”  Nunca debemos perder la compasión por el perdido ni el deseo de alcanzar gente.  No importa cuantos años hemos estado sirviendo a Dios Aunque existas otros cien años, todavía tienes que continuar teniendo compasión y un profundo sentido de convicción de que hay gente herida que necesita ser cargada y traída a Jesús. Es por eso que Dios levantó a este ministerio.  Así es como yo fui salvo.

Si no hubiera sido por alguien que tuvo compasión, yo no estuviera sirviendo a Dios hoy.  Es por hombres como Nicky Cruz y un joven llamado Chino, que se envolvieron en Evangelismo en las calles de Nueva York. Chino fue salvo y tuvo compasión para alcanzarme a mi.  El me dio su testimonio a mi en las calles de Brooklyn y me invitó al Centro de Teen Challenge, donde conocí a Nicky Cruz. ¡Entonces cuando fui salvo, yo desarrollé el mismo espíritu!  De pronto sentí la compasión de Jesús y salí a testificar a mi hermana y ella fue salva.  Después de eso me dije a mi mismo, “Tengo que alcanzar mas gente, hay mas gente que esta herida allá afuera.  ¡Yo conozco gente que necesita a Jesús y necesitan ser llevados a El!” ¡Empecé a decirle a mis amigos acerca de Jesús y ellos se convirtieron y fueron liberados… fue como una reacción en cadena que tomo lugar y desde entonces no hemos parado!

Muchas de las obras de Alcance Victoria que han comenzado alrededor del mundo empezaron por causa de un espíritu de compasión.  Nuestra labor en Holanda empezó porque Julie y yo vimos la necesidad en ese país.  Íbamos en el trolibus eléctrico en Ámsterdam un día, cuando fuimos impactados por un joven drogadicto. Estaba tan malo que empezó a golpear su cabeza contra la ventana.  Julie empezó a llorar, “Sonny, mira ese joven.  ¡Necesita ser alcanzado!’ Vimos muchos más que necesitaban ser alcanzados.

Regresamos a los Estados Unidos con un corazón lleno de compasión convencidos que teníamos que hacer algo en Ámsterdam. En cuanto empezamos a compartir lo que había en nuestros corazones, Dios empezó a
levantar obreros.  El levanto gente que fuera a llevar el mensaje de esperanza del evangelio, para compartir con esa gente que estaba atada Hoy, no tan solo tenemos una iglesia de Victory Outreach en Ámsterdam, sino varias por todo Holanda.  Todo por causa de compasión que vino de reconocer y ver la necesidad de alguien que estaba quebrantado. El apóstol Pablo es un gran ejemplo de alguien que fue compasivo.  Pablo era un intelectual.  Si tu vez las escrituras de Pablo, no encontrarás un mejor maestro.  Por cierto, mucha de la doctrina que tenemos en la Biblia viene del Apóstol Pablo. Dios sabia exactamente A quien El estaba escogiendo cuando El toco a Pablo en ese camino a Damasco.  

Antes de su conversión, Pablo era Fariseo; muy celoso en perseguir a los Cristianos. Finalmente Dios dice, “Esta bien, me voy a llevar a Esteban ya, pero alguien va a ocupar su lugar.”  Cuando El vio a Pablo, Dios dijo, “Este es el varón que tomará el lugar de Esteban.” Y efectivamente, Pablo tuvo un encuentro personal con Dios.  Se le olvido todo lo demás, su ciudadanía, religión, ser un Fariseo… Cuando Dios llegó e intervino en su vida, en ese momento Pablo rindió su vida a Jesucristo.  Pablo se convirtió en un ganador de almas.  Se convirtió en un hombre lleno de compasión por las almas que estaban heridas y muriendo.
Publicar un comentario