domingo, 13 de enero de 2013

El impulso es el mejor amigo de un Líder.

Salomón y la Ley del Gran impulso. (1 Reyes 2.1-4.24).

Se necesita un líder para crear impulso. Una vez que haya sido iniciado, los seguidores lo atrapan y los directores pueden continuarlo, pero para crearlo se requiere de alguien que pueda motivar a otros, no alguien que necesite motivación. Harry Truman dijo una vez: "Si no aguantas el calor, sal de la cocina". Para los lideres la declaración debería ser leída: "Si no puedes crear ningún tipo de calor, sal de la cocina".
Salomón rey de Israel.
Todos los lideres se enfrentan con el reto de crear cambio en una organización  Así como un marinero sabe que no se puede timonear un barco que no se esta moviendo hacia adelante, los lideres fuertes comprenden que para cambiar de dirección, deben crear un progreso hacia adelante. Sin el impulso, hasta las tareas mas simples se vuelven imposibles, pero con el a tu favor el futuro se ve brillante, los obstáculos pueden ser pequeños y los problemas, temporales. Con el suficiente impulso, casi cualquier cosa es posible.
Rey Salomón realizando un juicio.
El momento de transición entre un líder y otro presenta el desafío mas critico para la continuación del impulso. ¿Como pudo Salomón tomar las riendas del reinado de su padre con tanto éxito  Considera las siguientes acciones que el joven rey  tomo para asegurar una transición sin novedad:
  1. Él empezó con lo que David le dio. El padre de Salomón le dio todo lo que el necesitaba para empezar su reino: un reino estable, muchos recursos, consejo sabio y su aprobación publica. David les aclaro a todos en Israel que él había escogido a Salomón como rey.
  2. Él humildemente le pidió a Dios sabiduría acerca del liderazgo por sobre todas las cosas. Salomón probablemente se convirtió en rey a los 18 años, sin embargo, a pesar de su juventud, él reconoció las dificultades del liderazgo. Él sabia que necesitaba sabiduría por encima de todo, y por eso pidió un corazón comprensivo para juzgar al pueblo de Dios. Esa petición mantuvo sus motivos puros y así evito los rompimientos de impulso.
  3. Él tomo decisiones sabias que le dieron credibilidad ante los demás  Salomón tomó varias decisiones aptas con respecto a los enemigos de su trono. A un oponente lo mando al exilio, ejecutó a dos más y arrestó a un cuarto. Más importante aun, él afirmó su credibilidad con su gente. La sabiduría que mostró al juzgar una disputa domestica impactó profundamente a la gente: "Cuando todos los israelitas se enteraron de la sentencia ... sintieron un gran respeto por él ..." (1 Reyes 3.28).
  4. Él conservo la paz. Los movimientos osados de Salomón en contra de sus enemigos dentro de Israel mantuvieron la paz, de esa forma previno una guerra civil sangrienta. Sin embargo, Salomón sabia mente tomó medidas para evitar que otras naciones amenazaran el progreso de su país y por lo tanto "disfrutaba de paz en todas sus fronteras" (1 Reyes 4.24).
  5. Se rodeó de socios sabios. Salomón es el único entre los reyes de Israel que podía desafiar a David en términos de ser un arquitecto de círculos intimo. Salomón conservó algunos de los siervos confiables de David en su administración, pero no muchos. A la mayoría  de ellos él los capacitó.
Escrito por John C. Maxwell. La Biblia del Liderazgo.
Publicar un comentario en la entrada