miércoles, 10 de abril de 2013

El amor y el líder.

Ame a Dios, ame a su prójimo y ámese a usted mismo. Este es un mandamiento que Jesús dio a todos los cristianos, y es especialmente para el líder  Cuando el líder expresa un amor genuino, hace que sus seguidores prosigan hacia aquello que es beneficiosamente estable y satisface sus verdaderas necesidades. Solamente el amor es permanente. La ultima parte de las palabras mas importantes que jamas se han escrito acerca del amor dice: "Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor" (1 Corintios 13:13). El amor es lo mas grandioso porque solo el amor es permanente. La fe al final vera su cumplimiento en el cielo y la esperanza también sera satisfecha en el cielo. Pero el amor continuara por toda la eternidad.
El amor y el líder.
Es particularmente importante que el líder practique el amor porque los lideres tienen que tratar con la gente. A diferencia del mecánico, que trata con cosas o el matemático que trata principalmente con ideas, el líder trata con personas y las personas necesitan que se les trate con amor.
También practicar el amor particularmente importante para un líder  porque motivar con amenazas o influencias es la forma de los dictadores o poderosos. Pero el amor es el factor motivador mas acorde con el verdadero liderazgo.
Para un líder  practicar el amor no es algo a lo que el aspira para si mismo solamente. Sino que el quiere también aumentar el amor en las vidas de quienes lo siguen. El debe ser ejemplo mostrando como funciona el amor, demostrando su desarrollo, su practica y sus beneficios.

El líder semejante a Cristo expresa el amor elocuentemente.

De la misma manera que el árbol majestuoso expresa su vida mediante el fruto que da, el líder semejante a Cristo expresa su liderazgo mediante el amor. En Gálatas 5:22, 23, el apóstol Pablo habla acerca del "fruto del Espíritu" y usa el singular. Parecería  entonces, que se esta refiriendo a un solo fruto. La puntuación no es inspirada por Dios y, por lo tanto, me gustaría expresar las palabras de Pablo de la siguiente manera: "Pero el fruto del Espíritu es amor: gozo, paz, benignidad, paciencia, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio. Contra tales cosas no hay ley."
Las ocho cualidades que hemos mencionado son todas expresiones de amor. El liderazgo impregnado de estas cualidades mueve a aquellos que son guiados a satisfacer sus autenticas necesidades. Y los mueve con gracia. Estas cualidades brillaran en el líder que pone en practica el amor.

Tomado del Libro "El Líder" de John Edmun Hagai.-
Publicar un comentario